La mar

Soñaba con azules infinitos, hasta que mi vida y la tuya se cruzaron. Entonces comprendí el enorme valor de la ternura que se puede contener en los pequeños círculos azules de tus ojos. Allí estaban también el cielo y la mar. Dejé de soñar; no necesitaba nada más.

Publicar un comentario

11 Comentarios

  1. Cuando el mar y el cielo, pueden juntarse en unos ojos, son posibles todos los sueños y parte de milagros.

    ResponderEliminar
  2. Ascensión e inmersión en un mismo territorio. Unos ojos como los que describes pueden invocar nuevos sueños también.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco habría necesitado nada más.
    Amor y ternura, una combinación perfecta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Cuando eso sucede, el mundo gira en torno a ese viaje infinito…

    Precioso…

    Abrazo, y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  5. El infinito cabe en una mirada. Lo has dicho muy bello.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Dos azules infinitos, el mar y el cielo, pero los ojos que te miran son algo más, ¡tienen vida! Tal vez también fuego, y es... amor. ¡No hace falta más!

    ResponderEliminar

Puedes añadir emoticones seleccionando,
copiándolos y pegándolos en el comentario:
😃😅😇😈😉😊😋😎😏😔😖😠😡😘😭
😱🎵🎶🎼💔💗💓🌙⭐🌞🎯🔎🚽🌂🌈
_________________________________________